«Un lado femenino de mi naturaleza, que había conocido toda mi vida y severamente reprimido, era mucho más fundamental y profundamente arraigado de lo que había supuesto».

 

Roberta Elizabeth Marshall Cowell es la primera mujer transgénero británica conocida por someterse a una cirugía de reasignación sexual.

Su posición como piloto de combate y de carrera durante la Segunda Guerra Mundial refuerza aún más la curiosidad de sus contemporáneos por su identidad de género.

Los primeros años de Roberta Cowell

Roberta Cowell es hija de Sir Ernest Marshall Cowell, un brillante cirujano que trabajó para el Cuerpo Médico del Ejército Real durante la Primera Guerra Mundial. También sirvió durante la Segunda Guerra Mundial como director de servicios médicos para las fuerzas aliadas en el norte de África. Fue incluso nombrado caballero de honor por el rey Jorge VI.

Roberta Cowell estudió en la escuela pública de Croydon, donde formó parte del Motor Club con su amigo John Cunningham, quien se convirtió en un profesional de la caza nocturna y piloto de pruebas.

Al final de sus estudios, Roberta Cowell se embarcó con un amigo en un viaje por Europa: Alemania, Bélgica, Austria. Le gustaba especialmente el cine y la fotografía. Ya rebelde, fue detenida en Alemania por haber filmado a un grupo de perforación nazi. Fue liberada a condición de destruir la película, cosa que fingió, destruyendo la película equivocada.

Vida profesional

Cowell dejó la escuela para unirse a la General Aircraft Limited como aprendiz de ingeniero aeronáutico. Luego se unió a la Real Fuerza Aérea como piloto oficial. Comenzó a formarse como piloto, pero tuvo que abandonar el proyecto por mareo.

Estudios

En 1936, Roberta Cowell inició sus estudios de ingeniería en el University College de Londres y comenzó la carrera con cierto éxito. Audaz, Cowell se hace un hueco en los oficios de la carrera automovilística inmiscuyéndose en las zonas de reparación de los coches y haciéndose pasar por un mecánico aprendiz.

En 1939,  participó en el Gran Premio de Amberes y ya poseía tres coches de carreras.

Matrimonio de Roberta Cowell

En 1941, Roberta Cowell se casó con Diane Margaret Zelme Carpenter, que también había estudiado ingeniería y también era una apasionada de las carreras. Juntos, la pareja tendrá dos hijos.

Segunda Guerra Mundial

En 1940, Roberta Cowell fue oficial en el Royal Army Service Corps con el grado de subteniente. También fue piloto oficial. Anteriormente, Cowell había obtenido una licencia como piloto privado antes de la guerra y había seguido cursos de entrenamiento de vuelo.

Durante el año 1944, por dos veces, Cowell escapó de la muerte con precisión debido a accidentes de pilotaje. Fue prisionera de los alemanes que la encerraron en una celda de aislamiento para someterla a un interrogatorio. Luego ingresó en un campo de prisioneros de guerra.

Durante cinco meses, Cowell fue encerrada y pasó el tiempo enseñando ingeniería automotriz a sus compañeros de celda.

Fin del cautiverio

En 1945, los alemanes, acorralados, abandonaron el campo y los prisioneros fueron repatriados al Reino Unido.

La vida vuelve a su curso

Cowell reanudó su vida al margen de los giros de la guerra, poniendo en marcha proyectos comerciales y fundando un equipo de carreras que participaba por toda Europa.

Cowell confiesa en su biografía que este período fue uno de los más difíciles de su vida debido al shock postraumático causado por sus años de piloto de guerra.

En 1948, es el fin del matrimonio de Cowell, lo que causa en ella una profunda depresión. Decide entonces consultar a un psiquiatra con el que se dio cuenta, durante las sesiones, de que su inconsciente era femenino. Confiesa en su libro: «un lado femenino de mi naturaleza, que había conocido toda mi vida y severamente reprimido, era mucho más fundamental y profundamente arraigado de lo que había supuesto».

Cambio de sexo

A pesar del estrógeno, Roberta Cowell seguía viviendo como un hombre. Conoció a Michael Dillon, un médico británico transgénero, con quien se hizo amiga. Dillon realizó una orquidectomía en Cowell, que era ilegal en ese momento.

Cowell logró obtener de un ginecólogo un certificado de nacimiento que certificaba que era intersexual, lo que le permitió obtener un nuevo certificado que mencionaba su sexo como sexo femenino.

En 1951, sufrió una vaginoplastia realizada por el doctor Sir Harold Gillies que sólo había practicado esta operación una vez sobre un cadáver.

El descubrimiento de Roberta Cowell

Como Roberta Cowell cambió de sexo, se le prohibió participar en los Grandes Premios. Por otra parte, sus empresas comerciales terminaron.

Pero en 1954, su reasignación sexual fue descubierta en todo el mundo. Publicó un artículo en la revista Picture Post en el Reino Unido, lo que le permitió ganar dinero.

Conclusión

Roberta Cowell es una representante de la mujer transgénero que se negó como mujer participando en un juego considerado masculino: la carrera automovilística, el servicio militar, su participación en la guerra, etc. Tal vez estas actividades llevadas a cabo por Roberta siendo casi totalmente atribuidas a los hombres han contribuido a hacer Cowell famosa como mujer transgénero bastante singular.

 

FUENTES
https://legacyprojectchicago.org/person/roberta-cowell
https://fr.wikipedia.org/wiki/Roberta_Cowell
IMAGEN
https://en.wikipedia.org/wiki/Roberta_Cowell
https://www.nytimes.com/2020/06/05/obituaries/roberta-cowell-overlooked.html
https://www.theguardian.com/society/2019/jun/20/roberta-cowell-sex-change-hopes-to-be-grand-prix-driver-1958

 

Khadija Houmimi

ARTÍCULO ESCRITO POR

KHADIJA HOUMIMI

Redactora, traductora y filóloga en lenguas francesa y española

Comparte este artículo

¿Este artículo no ha resuelto tus dudas ?

Si aún te quedan dudas, nos ponemos en contacto directo contigo y contestamos a todas tus preguntas.

Últimos artículos

Contáctanos por WhatsApp